13 años de diseño editorial

Parece increíble que hace tan sólo una década y media Apple intentaba aterrizar en España, el ordenador más popular era el Atari 520 y el programa más usado entre diseñadores fuera Caligraphic. Hoy que Apple cantidad récord de nueve millones de nuevos iPhone 5s e iPhone 5c tan sólo tres días después del lanzamiento, smartphones y tablets forman parte de nuestra vida diaria y se comparten decenas de proyectos por minuto en Behance, la red social por excelencia del mundo del diseño. Estos grandes saltos nos recuerdan la velocidad tecnológica en la que andamos sumergidos y nos sirve de excusa para analizar cómo ha evolucionado el diseño editorial en äbranding.

Desde la perspectiva actual, parece prehistórico ese proceso en el que se picaba el texto, se montaban las columnas sobre una retícula, se cortaban y pegaban, en forma de collage, fotografías y otros elementos para preparar la composición final que se enviaba a imprenta. La realidad es que estamos hablando de finales de la década de los 90.

También perece una broma recordar que se trabajaba con disquetes, esa maravilla tecnológica que tanto dio de sí y que obligaba a cargar con ellos de lado a lado. La velocidad vertiginosa de evolución de la tecnología sigue sorprendiendo aún más si rebobinamos en la trayectoria de äbranding y traemos al presente varios proyectos de diseño editorial.

Fue en esos años cuando äbranding, por aquel entonces adisseny i comunicació, editaba la revista Espacio o el Boletín de Graduados sociales, proyectos que hoy nos recuerdan cómo era diseñar pensando en la producción en imprenta, teniendo en cuenta la trama de puntos o pensando en el soporte final, el tipo de papel que era más idóneo, si se limitaba a 1 o 2 tintas, o evoca la imagen del técnico parando máquinas si había alguna errata en la impresión… Nostalgia de la buena. Desde el punto de vista del profesional, se necesitaban un mayor número de conocimientos técnicos, no sólo de diseño, si no de materiales, soportes y sus distintos comportamientos ante las tintas para que el resultado final fuera el óptimo.

El siguiente paso fue la popularización del programa de autoedición Quarkexpress, en particular, la versión 3.3 fue un hito que representaba una versión estable y que se convirtió en un estándar de la industria durante una época. En ese momento, se componía la maqueta previamente escaneada y se preparaba para imprimir en blanco y negro en papel de acetato, que, a través de distintas aplicaciones de luz en una plancha, ya estaba listo para el revelado.

El lanzamiento del formato pdf de Adobe, que se estableció de forma progresiva como formato de salida estándar del sector de la edición por iniciativa de la Organización Internacional de Estandarización, supuso la creación de los primeros índices y links internos y la publicación de periódicos, revistas, boletines… En äbranding se editaron multitud de libros, catálogos, tabloides, etc., así como muy variados proyectos para CC.OO. o la Universidad de Valencia.

La popularización del pdf digital básico va unida al cambio de soporte final, de disquete a cd, a través de los que se visualizaba una revista o un libro en un ordenador personal.

El cambio más radical fue la aparición de InDesign, la alternativa de Adobe a Quarkexpress presentada como “el nuevo estándar de la maquetación profesional para el próximo milenio”,  ya que se modifican totalmente las pautas de maquetación: se pasar a diseñar pensando en pantalla, con tipografías más grandes, teniendo en cuenta los distintos tamaños de las imágenes. Sus valores más destacados son que minimiza las idas y venidas a otras aplicaciones y que ofrece un manejo sencillo e intuitivo.

diseño-editorial3

Además, de forma paralela el desarrollo de Internet y el crecimiento del uso del pc entre los usuarios provocaron que se pudiera subir un diseño a la Red y realizar cambios en continuidad, corregir, ampliar… Abaratando los costes de producción.

El presente está liderado por las App Kiosco a través de las que una publicación adquiere una dimensión mundial ya que puede ser visualizada y descargada desde cualquier soporte, desde cualquier lugar, por lo que desde una fase de preproducción ya se diseña específicamente para dispositivo móvil (tablets, smartphones…): Responsive Design, calidades de las fotos, extensión de los textos, integración de vídeos y otros contenidos multimedia… Como nuestra publicación, älife.

Si tienes un proyecto para el que necesitas nuestro servicio de diseño editorial, ponte en contacto con nosotros aquí.

 

*Reportaje extraído del número 3 de nuestra revista digital älife.