Desarrolla tu lado ON

äbranding > blog > Desarrolla tu lado ON

Llevamos tiempo escuchando y leyendo mucho sobre la necesidad, casi obligación, de implementar la Transformación Digital en nuestras empresas. Muchas son las ventajas que podemos enumerar. La Transformación Digital comporta la implementación de herramientas y una cultura digital que nos permitirá facilitar el trabajo a nuestros empleados, ser más eficientes, perder menos tiempo en tareas repetitivas que no añaden valor a la empresa, ser más flexibles e independientes respecto al lugar y el tiempo, organizar y centralizar los recursos, ahorrando y optimizando, así como romper las barreras geográficas y las estructuras organizacionales rígidas.

Si bien las ventajas las conocemos y deseamos disfrutar de ellas, no somos tan capaces de aterrizar cómo y qué podemos llevar a cabo en nuestra empresa. Como propietarios, CEOs o gerentes, conocemos nuestra empresa totalmente. Somos los que más sabemos de nuestros negocios. Y de igual forma, nos cuesta pensar fuera de la caja y visibilizar nuevas herramientas y acciones en territorios donde no somos expertos. El entorno digital, al igual que la cara oculta de la luna, existe en TODAS las empresas. Debemos ser valientes y quitar los frenos a una transformación que ya no es aconsejable, sino necesaria. Que genera resistencias al cambio, enemigos, barreras internas. Que solo será superada con liderazgo y cultura de marca.

Para este cambio de paradigma, debemos ir paso a paso, con certeza, serenidad y paciencia. La Transformación Digital no es una acción de inicio-fin. La Transformación Digital es una labor que, una vez iniciada, debemos desempeñar todos los días, de forma recurrente y en mejora continua. Por tanto, debemos mentalizarnos que, una vez demos el paso, debemos ser coherentes y capaces de sostenerla en el tiempo. Nunca veamos la Transformación Digital como una acción de prueba para seis meses o un año, esgrimiendo argumentos como “a ver cómo nos va y si la cosa no la veo clara, pues lo anulo y listo”. Este sería un gran error.

Pero ¿cómo vamos a afrontar esta necesaria Transformación Digital?

Nuestra metodología es aplicable a todo tipo de empresas, sea cual sea su tamaño, su actividad, su ámbito de acción o su sector.

abranding_metodologia_transformacion-digital

En äbranding somos principalmente prácticos y, como agencia especializada en construcción de marca, centramos nuestras propuestas en el ámbito del marketing, diseño y publicidad, pero somos conscientes que el enfoque correcto para afrontar de forma exitosa la Transformación Digital de una empresa, no puede limitarse solo al ámbito del marketing. Debe estar alineada con otras acciones que son fundamentales y afectan a los departamentos de ventas y relación con el cliente.

A continuación desplegamos una batería de acciones que son sinónimo de herramientas para «tangibilizar» la Transformación Digital en una empresa:

  • Desarrollo de web site como herramienta de venta.
  • E-commerce de servicios y/o productos.
  • Implementación de área privada web para clientes.
  • Definición de estrategia y ejecución de labores en Redes Sociales.
  • Diseño y distribución de newsletter según segmentación del público objetivo.
  • Definición de estrategia y ejecución de labores SEO.
  • Implementación de campañas SEM.
  • Gestión de la reputación online de la empresa.
  • Presencia en medios de comunicación digitales.
  • Elaboración de contenidos digitales (posts, vídeos, webinars, podcasts, ebooks, infografías,…) para su explotación en los diferentes canales.
  • Desarrollo de micro-eventos digitales.
  • Implantación de CRM orientado a ventas.
  • Implantación de ERP para la digitalización y automatización de tareas.
  • Showrooms virtuales.
  • Atención al cliente por videoconferencia.

Puede que esta batería de acciones pueda generar algo de ansiedad o verla como una montaña demasiado elevada, lejos de mis capacidades como “montañero”.

Pero todas estas acciones no podrán realizarse si creemos que lo importante es la tecnología. Lo importante, y el factor común en todas ellas, es plantearlas poniendo a las personas en el centro de la tecnología. En unos casos, esas personas serán los clientes, en otras los empleados, en otras proveedores y colaboradores externos, pero en todas, deberán implicarse los líderes de la organización.

La montaña se asciende más fácilmente si vas acompañado, por lo que será importante tener presente estas 3 recomendaciones:

  • Organización: Las improvisaciones son malas consejeras, por lo que será imprescindible establecer una hoja de ruta, consensuada con todas aquellas personas de la empresa que tengan capacidad de decisión, así como con aquellas que tengan contacto con los clientes.
  • Colaboración: La implicación y colaboración de los equipos internos y externos de la empresa será fundamental. Hay que entender y compartir los objetivos, así como tener presentes los indicadores que se hayan establecido.
  • Co-creación: Contactar con un partner estratégico que pueda acompañarte en la transición, con equipo especializado y con experiencia en la puesta en acción de esta transformación.

En äbranding llevamos casi 20 años en el ámbito de la comunicación, con amplia experiencia en la integración tecnológica en el ámbito web, con más de 400 proyectos desarrollados. En los últimos cinco años hemos desarrollamos planes integrales de marketing de contenidos, basados en la metodología inbound marketing, alineando marketing, ventas y servicios al cliente.