Naming o el arte de crear nombres de empresas

äbranding > blog > Naming o el arte de crear nombres de empresas

Una nueva empresa requiere toda nuestra atención. Del mismo modo que al nacer nos pusieron un nombre que, con el paso de los años, se ha convertido en parte de nuestra esencia, con los negocios ocurre algo similar. Uno de los aspectos más importantes del branding es el naming, o el arte de crear nombres de empresas.

En äbranding lo llamamos arte porque tiene mucho de movimiento artístico. Esta disciplina se nutre del diseño, la creatividad, la técnica y las estrategias de identidad corporativa. Como expertos en branding y diseño no podemos dejar pasar la oportunidad de hablarte de una de las labores creativas que más nos gustan.

Del nombre de empresa van a depender muchas cuestiones futuras. Necesitamos crear marcas que generen confianza, positivismo y promuevan grandes experiencias de usuario. El naming es tu carta de presentación. Podríamos decir que se trata de la primera impresión que la audiencia se lleva de un negocio, producto o servicio. Por ello, el arte de crear nombres de empresas es una prioridad en cualquier estrategia de imagen de marca.

Una de las claves del nombre de empresa es que debe ser atemporal. Esto implica que se deba de realizar un completo estudio, con el objetivo de diseñar un naming sostenible en el tiempo, que no perezca con el paso de las tendencias. Además, es importante que represente con éxito la identidad corporativa, generando conexión con los valores, visión y misión de la marca en todo momento.

Las claves para crear nombres de empresas

A la hora de emprender el proceso estratégico para crear distintos nombres de empresas es esencial seguir algunas pautas claras. El naming es tu imagen de marca inicial y eso debe de ser tu prioridad a la hora de escoger un nombre representativo. Nuestro objetivo es que la marca se posicione con éxito en un mercado muy competitivo. Para lograrlo nos servimos de todas las herramientas que nos aporta el branding y el marketing digital dada la globalización que existe en todos los mercados.

A partir de la creación del nombre de empresa podemos ofrecer una identidad corporativa mucho más eficaz. Presta atención a la posibilidad de registro del nombre, debido a que de ello va a depender, en gran medida, que sea una elección certera. No podemos elegir una identidad protegida intelectualmente, que se pueda convertir en una pesadilla futura. El nombre de empresa no debe de ser ni igual ni similar a otros que ya estén registrados.

En este sentido, la búsqueda concienzuda y el análisis de la competencia es clave. Desde äbranding te asesoramos y guiamos a lo largo de todo el proceso estratégico de naming y diseño de la identidad corporativa.

Las claves de un buen naming

  • Fácil de pronunciar y de deletrear.
  • Ha de tener ritmo.
  • Debe de ser atemporal.
  • Único y diferente.
  • Sencillo de recordar.
  • Debe aportar credibilidad a la marca.

Diferentes tipos de naming

Hoy en día las estrategias de branding han evolucionado notablemente. Dentro del arte de crear nombres de empresas podemos apostar por diferentes tipos de naming. Cada uno de ellos nos aporta cosas muy distintas y se centran en clasificaciones variopintas:

  • Fundacionales: estos nombres de empresa o marcas suelen extraerse del nombre del fundador o creador del negocio. (Ralph Laurent, René Lacoste, etc.).
  • Descriptivos: suelen describir con éxito la actividad de la marca. Posicionar la empresa dentro de su sector puede ser más sencillo, aunque hay que tener cuidado cuando las marcas apuestan por ampliar sus sectores de negocio específicos. Por ejemplo, “Gas Natural” se asocia al suministro de gas, pero también venden electricidad. Un ejemplo de nombre descriptivo es PayPal.
  • Acrónimos: se trata de abreviaturas lógicas que, generalmente derivan directamente de un naming inicial algo más largo y complejo. (UPS, HP, LG, etc.).
  • Abstractos: son nombres de empresas completamente inventados. Pese a que puede parecer un riesgo, el mundo está plagado de marcas con nombres abstractos que han alcanzado el éxito total, como el caso de Twitter o Google.
  • Neologismos: es frecuente encontrar marcas que combinan dos palabras ya existentes en su naming. Suelen ser también descriptivos. Es el caso, por ejemplo, de Microsoft.
  • Evocativos: mediante el uso de una palabra real a modo de raíz se crea un nombre de marca inventado. También hacen referencia a la actividad que desarrolla la empresa. Por ejemplo, nuestro propio naming “äbranding” o “Vueling”.
  • Asociativos: en este caso el nombre de empresa se asocia a nivel conceptual con los valores de la marca en cuestión. Un buen ejemplo de ello podría ser Puma.

Como ves, son muchas las formas de llevar a cabo un naming de calidad para la creación de una nueva empresa. Nuestro objetivo siempre es potenciar tu imagen de marca, mediante el estudio, las estrategias bien planteadas y la creatividad. Contacta con äbranding y déjate asesorar en todo el proceso de imagen de marca por nuestros departamentos de estrategia y diseño.