• redes sociales corporativas

8 cosas que no debes hacer en tus redes sociales corporativas

La mala praxis en las redes sociales corporativas es más común de lo que pensamos, incluso a estas alturas de la evolución del marketing digital en España. Bien porque supone un coste extra, bien porque un profesional en plantilla asume esa labor, en muchas ocasiones, las empresas siguen prescindiendo de un community manager, dejando en manos de personas que no tienen formación específica la estrategia digital de una empresa o marca.

A día de hoy, son muchas las páginas de Facebook, por ejemplo, cuyas visualizaciones tienden a cero, páginas en las que vemos imágenes descargadas de Google sin ningún crédito o el lanzamiento de mensajes puramente comerciales como única estrategia social media.

Aquí recopilamos los 8 errores más comunes que observamos a diario en multitud de perfiles:

  1. Solo publicar: En primer lugar, no es suficiente con lanzar mensajes al universo digital, hay que tener una dirección, un objetivo. Además, hay que realizar una definición de público objetivo, y en tercer lugar, hay que crear un mensaje adaptado a ese público que genere engagement (es decir, acciones de los usuarios sobre los contenidos, que genere interés).
  2. Ser muy repetitivo: No por repetir más un mensaje se llega a más usuarios. Al contrario, es muy común, por ejemplo en Twitter, que el usuario deje de seguir esa cuenta si sus contenidos no le aportan nada nuevo.
  3. Solo ‘vender’: No se deben lanzar mensajes puramente comerciales, una buena estrategia social media cuenta con una estrategia de contenidos novedosos que además nos ayudarán al posicionamiento SEO si se trabajan bien en la web corporativa.
  4. Coger imágenes ‘prestadas’: Aunque nos sorprenda, todavía se sigue realizando el procedimiento de buscar una imagen, descargarla y usarla en un perfil de una red social sin dar crédito a su autor. Lo ideal es contar con un stock o diseñar creatividades propias.
  5. Copiar y pegar: Se debe ser creativo creando copys de calidad. La parte textual de nuestras publicaciones se ha convertido en una forma rápida de conectar con el tono de comunicación y jerga de nuestro público objetivo.
  6. No contestar a comentarios y participación de los usuarios: El feedback, la comunicación bidireccional… es la base de las redes sociales. Las personas quieren ser escuchadas, leídas, tenidas en cuenta. Es fundamental que si un usuario deja, por ejemplo, un comentario en una publicación le demos las gracias.
  7. Cometer faltas de ortografía: Es obvio, pero no está de más recordarlo. Todos podemos cometer errores y para esos tenemos las opciones de edición en la mayoría de redes sociales, pero en general, debemos prestar mucha atención a este tema. Damos una imagen muy negativa de nuestra empresas si publicamos faltas de ortografía de forma recurrente.
  8. No prestar atención a las estadísticas: Si no se presta atención a cómo el usuario reacciona ante una publicación nunca se podrá saber si la estrategia está funcionando. Se pueden consultar horas de mayor conexión de la audiencia, los contenidos que más triunfan, los que generan más visualizaciones… A día de hoy, todas las redes sociales que más se usan en España ya cuentan con estadísticas propias, cada vez más completas. La última fue Instagram, con el lanzamiento de sus páginas comerciales con estadísticas incorporadas.

Si hay algún aspecto que se nos haya escapado sobre tu estrategia en redes sociales corporativas o tienes dudas sobre alguno de los citados, contáctanos y te asesoraremos. Cuenta con profesionales, la presencia de tu marca o empresa en redes sociales es la piedra angular de tu estrategia de marketing digital.